Juan Carlos Gonzáles y Narda Barrios, esposos jóvenes nacieron y se conocieron en Huancayo y desarrollaron una carrera profesional muy exitosa en Lima, Juan Carlos como arquitecto y Narda como marketera. Ambos llevan en las manos una prioridad y preocupación familiar, se trata de la educación, pero no solo la educación tradicional de la información sino la educación de las emociones; su sueño y hoy realidad inicia aquí.

Primer Contacto

Los conocimos en uno de nuestros talleres de capacitación, cuando nos reunimos descubrimos lo ambicioso y extraordinario de su proyecto, se trataba de construir y desarrollar la primera cadena de colegios alternativos en Huancayo. Un colegio alternativo tiene mucho que con las metodologías de Montessori, Waldorf y Reggio Emilia.

Metodologías Alternativas

El método Montessori se caracteriza por proveer un ambiente preparado: ordenado, estético, simple, real, donde cada elemento tiene su razón de ser en el desarrollo de los niños. El aula Montessori promueve naturalmente la socialización, el respeto y la solidaridad.

Investigación y Prejuicios

Una marca de estas características nos obligaba a desarrollar una investigación muy rigurosa, pero no solamente del significado la marca, sino además a evaluar la receptividad del huancaíno, previamente catalogado como muy tradicional, ante una propuesta tan innovadora. La investigación y nuestra interpretación nos llevo a concluir que muy distinto a lo que se piensa a priori, la madres y padres de Huancayo están muy abiertos a lo nuevo, más aún cuando se trata de brindarles a sus hijos herramientas que les permita poder lograr un desarrollo más grande.

Estrategias y Conceptos

Teníamos claro que nuestro nombre e imagen tendría que comunicar seguridad y alegría como atributos estratégicos. Muchos nombres desfilaron por nuestra mesa de brain storming, siendo el mejor el que finalmente elegimos: Alegra School, un nombre que al solo escuchar y verlo te transmitía tranquilidad y confianza.

No hay comentarios

Dejar respuesta